Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Calidad del agua

Un tsunami crea una oleada de agua del océano que a veces puede sumergir grandes áreas geográficas. A medida que el agua del mar llega a tierra, los pozos de agua potable pueden quedar sumergidos y potencialmente contaminados por microorganismos (bacterias, virus, parásitos) y productos químicos que tienen un efecto negativo en la salud de los seres humanos. Las sales marinas asociadas a las inundaciones de agua salada que afectan el suministro de agua potable de la costa no constituyen un peligro inmediato para la salud.

Debido al mal sabor del agua salada, la mayoría de las personas no ingerirán (tragarán) una cantidad lo suficientemente grande como para causar problemas médicos inmediatos. Sin embargo, los microorganismos que causan enfermedades transmitidas por la inundación en general no tienen un sabor fuerte. Si se ingiere agua que contiene microorganismos que causan enfermedades, aunque sea en pequeñas cantidades, puede causar de inmediato problemas de salud mortales, como diarrea crónica, cólera y graves infecciones. El uso de agua contaminada para limpiar pequeños cortes y heridas abiertas también presenta un riesgo de infecciones graves.

Además, los contaminantes químicos que se encuentran frecuentemente en el agua de las inundaciones pueden fácilmente contaminar los pozos. Los contaminantes químicos pueden incluir productos combustibles de tanques de combustible volcados o pesticidas que pueden haber estado almacenados en áreas inundadas. La ingestión de agua que contiene estos tipos de contaminantes químicos puede poner en peligro la vida y la salud.

Después de que los pozos se hayan limpiado correctamente y se empiecen a llenar con agua del acuífero, se normalizará en gran parte del aumento de la salinidad. Es posible que los pozos poco profundos se vean más afectados que los pozos más profundos debido a la mayor carga de agua salada en la capa superior del suelo. Si bien la recuperación de los pozos poco profundos puede ser más lenta que la de los pozos más profundos, la salinidad de los primeros disminuye con el tiempo.

Después de un tsunami, las personas en las zonas afectadas deben escuchar los anuncios públicos sobre la seguridad del suministro de agua. Los pozos privados inundados se deberán analizar y desinfectar después de que las aguas hayan retrocedido. Si el olor, el sabor, un cambio de color inusual, o los resultados del análisis preliminar del agua hacen sospechar que los pozos de la zona están contaminados por combustibles, pesticidas u otros productos químicos, se recomienda firmemente hacer un análisis químico del agua potable. Las preguntas sobre los análisis del agua se deben dirigir a las autoridades locales.

Agua para beber, cocinar y para la higiene personal

El agua para beber, cocinar y para la higiene personal es aquella embotellada, hervida o tratada. Después de un tsunami, las fuentes de agua pueden estar contaminadas con agua salada. El uso de agua salobre (mezcla de agua salada con agua dulce) para beber y cocinar durante un periodo prolongado puede causar problemas de salud por el aumento del nivel de sales que podrían ingerirse. Las autoridades locales pueden hacer recomendaciones específicas sobre cómo hervir o tratar el agua en su área. Si usted obtiene agua de una cisterna o un pozo, debe consultar la información sobre cómo desinfectar cisternas o pozos. Si no obtiene agua de una cisterna ni de un pozo, siga las reglas generales para beber, cocinar y para la higiene personal.

  • No use agua contaminada para lavar platos, cepillarse los dientes, lavar o preparar comida, lavarse las manos, hacer hielo ni preparar fórmulas para bebés. Si es posible, use fórmulas para bebés que no necesiten que se les agregue agua. Si es posible, use un desinfectante de manos a base de alcohol para lavarse las manos.
  • Si usa agua embotellada, asegúrese de que provenga de una fuente segura. Si no sabe si el agua proviene de una fuente segura, debe hervir o tratar antes de usarla. Utilice sólo agua embotellada, hervida o tratada hasta que se analice el suministro y se determine que el agua es segura.
  • Hervir el agua, cuando resulte práctico, es la manera preferida de matar bacterias y parásitos dañinos. La mayoría de los organismos mueren cuando el agua hierve por 1 minuto. Pero si hierve el agua salobre durante más de 5 minutos puede aumentar la concentración de sales marinas y otros contaminantes.
  • Cuando hervir el agua no sea una opción práctica, se puede tratar el agua con pastillas de cloro o de yodo o blanqueador de cloro de uso doméstico sin aroma (5.25 % de hipoclorito de sodio):
    • Si usa pastillas de cloro o de yodo, siga las instrucciones que vienen con las pastillas.
    • Si utiliza el blanqueador de cloro de uso doméstico, agregue 1/8 de cucharadita (aproximadamente 0.75 mililitros) por galón de agua si el agua es transparente. Si el agua es turbia, agregue 1/4 de cucharadita (aproximadamente 1.50 mililitros) de blanqueador por galón. Mezcle bien la solución y déjela reposar por unos 30 minutos antes de usarla.
  • Nota: Tratar el agua con pastillas de cloro o de yodo o con blanqueador líquido no matará los parásitos.

Los recipientes de agua se deben enjuagar con una solución de blanqueador de uso casero antes de volverlos a usar. Utilice con cautela los tanques de almacenamiento de agua o cualquier otro tipo de envases. Por ejemplo, los tanques de los camiones de bomberos, así como las latas o frascos ya utilizados podrían estar contaminados con microbios o sustancias químicas. Para desinfectar el agua no confíe en métodos no comprobados.

Desinfección de cisternas y otros sistemas de recolección de lluvia después de una inundación

En muchas regiones del mundo, se obtiene agua potable por medio de sistemas de captación (recolección) que recogen y almacenan el agua de lluvia. Incluso cuando estos sistemas hayan sido bien construidos y se utilicen correctamente, se contaminan con facilidad por gérmenes que causan enfermedades. Algunos sistemas de suministro de agua utilizan superficies como tejados a fin de captar y canalizar el agua hacia una cisterna (tanque de almacenamiento). Si no obtiene agua de una cisterna ni de un pozo, consulte la información sobre cómo desinfectar el agua en el enlace Agua para beber, cocinar y para la higiene personal.

Si las cisternas y otros sistemas similares entran en contacto con agua de las inundaciones, se debe dar por sentado que el agua potable está contaminada. Si le preocupa la contaminación de la fuente de agua potable que usa, consulte la información en el enlace Agua para beber, cocinar y para la higiene personal acerca de la contaminación del agua salada, contaminación por productos químicos y los efectos en la salud.

En situaciones de desastre se puede usar uno de los métodos que se nombran a continuación para desinfectar cisternas y otros sistemas de captación de agua de lluvia, siempre y cuando exista otra fuente de agua potable disponible mientras se desinfecta la cisterna o el sistema de captación (Método 1) o, como alternativa, en los casos que la cisterna o el sistema de captación se necesita usar más rápido como fuente de agua potable (Método 2). Si productos combustibles u otros contaminantes de origen químico han entrado en contacto con la cisterna o el sistema de captación, o si hay olor a combustible u otro producto químico en los alrededores del sistema, use solo el Método 1 para la desinfección.

Método 1: Use este método si hay agua potable limpia disponible de otra fuente mientras se desinfecta la cisterna o el sistema de captación. Este es el mejor método, pero toma más tiempo debido a que la cisterna o el sistema de captación se debe drenar y volver a llenar dos veces.

  1. Limpie a fondo la superficie donde se realiza la captación del agua (por ejemplo, las azoteas) y elimine todos los residuos.
  2. Drene por completo la cisterna o el tanque de almacenamiento.
  3. Elimine todos los residuos del tanque.
  4. Sin entrar en el tanque, friegue el interior lo mejor que pueda con un cepillo duro o una escoba y una solución de 1 taza (8 onzas, aproximadamente 0.25 litros) de blanqueador de cloro sin aroma (hipoclorito de sodio) al 5.25 % en 10 galones (unos 38 litros) de agua.
  5. Vuelva a llenar el tanque con agua de lluvia o agua potable.
  6. Si no sabe cuál es la capacidad del tanque, utilice la fórmula siguiente para determinar la cantidad de agua que podrá caber: Para tanques rectangulares, primero multiplique la profundidad del tanque (en pies) por la longitud (en pies), por el ancho (en pies) y segundo, multiplique el resultado por 7.5 para saber la cantidad de galones que caben en el tanque. Para tanques redondos, primero multiplique la longitud (en pies) por el cuadrado del radio del tanque; segundo, multiplique el resultado por 3.14 y tercero, multiplique ese resultado por 7.5 para saber la cantidad de galones. Si no es práctico usar ninguno de estos métodos, se puede hacer una suposición lógica para estimar la capacidad en galones, y luego poner el doble de blanqueador de cloro para mezclar en la solución desinfectante.
    Sistema métrico: Para hacer el cálculo en unidades métricas, multiplique la longitud (en metros) X el ancho (en metros) X la altura (en metros) X 1 000 = capacidad en litros. Para tanques redondos, multiplique la altura X el radio al cuadrado (en metros) X 3 140 = capacidad en litros.
  7. Añada 4 tazas (32 onzas; aproximadamente 1 litro) de blanqueador de cloro de uso doméstico al 5.25 % sin aroma por cada 100 galones (unos 380 litros) de agua en el tanque. Esto debería resultar en una concentración de cloro de aproximadamente 100 partes por millón (ppm).
  8. Deje correr el agua por toda la tubería que se usa para el agua potable en su casa hasta que se note un fuerte olor a cloro.
  9. Deje actuar la solución durante 24 horas.
  10. Vacíe el tanque por completo.
  11. Deje que el tanque se vuelva a llenar con agua de lluvia o llénelo con agua potable.
  12. Lave todas las tuberías en su casa hasta que el olor a cloro haya desaparecido por completo antes de utilizar el sistema de nuevo.

Método 2: Use este método, si no tiene disponible agua potable limpia de otra fuente mientras se desinfecta la cisterna o el sistema de captación. Este método no es tan bueno como el método 1, pero toma menos tiempo debido a que la cisterna o el sistema de captación se debe drenar y volver a llenar solo una vez.

  1. Limpie a fondo la superficie donde se realiza la captación del agua (azotea) y elimine todos los residuos.
  2. Si no sabe cuál es la capacidad del tanque, utilice la fórmula siguiente para determinar la cantidad de agua que cabrá: Para tanques rectangulares, primero multiplique la profundidad del tanque (en pies) por la longitud (en pies), por el ancho (en pies) y segundo, multiplique el resultado por 7.5 para saber la cantidad de galones que caben en el tanque. Para tanques redondos, primero multiplique la longitud (en pies) por el cuadrado del radio del tanque; segundo, multiplique el resultado por 3.14 y tercero, multiplique ese resultado por 7.5 para saber la cantidad de galones que cabrán en el tanque. Si no es práctico usar ninguno de estos métodos, se puede hacer una suposición lógica para estimar la capacidad, y luego poner el doble de blanqueador de cloro para mezclar en la solución desinfectante .
    Sistema métrico: Para hacer el cálculo en unidades métricas, multiplique la longitud (en metros) X el ancho (en metros) X la altura (en metros) X 1 000 = capacidad en litros. Para tanques redondos, multiplique la altura X el radio al cuadrado (en metros) X 3 140 = capacidad en litros.
  3. Añada 4 tazas (32 onzas; aproximadamente 1 litro) de blanqueador de cloro de uso doméstico al 5.25 % sin aroma por cada 100 galones (unos 380 litros) de agua en el tanque. Esto debería resultar en una concentración de cloro de aproximadamente 100 partes por millón (ppm).
  4. Deje correr el agua por toda la tubería que se usa para el agua potable en su casa hasta que se note un fuerte olor a cloro.
  5. Deje actuar la solución durante 24 horas.
  6. Vacíe el tanque por completo.
  7. Elimine todos los residuos del tanque.
  8. Sin entrar en el tanque, friegue el interior lo mejor que pueda con un cepillo duro o una escoba y una solución de 1 taza (8 onzas, aproximadamente 0.25 litros )  de blanqueador de cloro al 5.25 % sin aroma (hipoclorito de sodio) en 10 galones (unos 380 litros) de agua.
  9. Drene toda la solución desinfectante del tanque.
  10. Deje que el tanque se vuelva a llenar.
  11. Lave todas las tuberías en su casa hasta que el olor a cloro haya desaparecido por completo antes de utilizar el sistema de nuevo.

Desinfección de pozos

Después de un tsunami, es posible que los pozos de las zonas afectadas estén contaminados. Consulte la información en el enlace Agua para beber, cocinar y para la higiene personal acerca de la contaminación del agua salada, contaminación por productos químicos y los efectos en la salud. Si sospecha que el pozo que usa está contaminado, comuníquese con las autoridades locales para recibir una recomendación específica. Si no obtiene agua de una cisterna ni de un pozo, consulte la información sobre cómo desinfectar el agua en el enlace Agua para beber, cocinar y para la higiene personal. A continuación presentamos algunas instrucciones generales para la desinfección de pozos.

Para desinfectar pozos barrenados o excavados

  1. Bombee el pozo hasta que el agua salga transparente. (Nota: en zonas sin electricidad, es posible que se deba usar un generador portátil para operar la bomba). Si están disponibles, utilice los grifos exteriores para drenar el agua del pozo.
  2. Use la Tabla 1 a fin de calcular la cantidad de blanqueador (líquido o granulado) que debe usar.
  3. Para determinar la cantidad exacta a utilizar, multiplique la cantidad de desinfectante necesario (según el diámetro del pozo) por la profundidad del agua en el pozo. Por ejemplo, un pozo de 5 pies de diámetro requiere 4½  tazas de blanqueador por cada pie de agua. Si el agua en el pozo tiene 30 pies de profundidad, multiplique 4½ tazas por 30 pies (unos 9.1 metros) para determinar el total de tazas de blanqueador que necesitará (4 ½ X 30 = 135 tazas).
    Sistema métrico: En unidades métricas, un pozo de unos 5 pies (1.5 metros) de diámetro requiere aproximadamente 1.1 litros de blanqueador por cada metro de agua. Si el pozo tiene unos 9.1 metros de profundidad, multiplique 1.1 litros por 9.1 metros para determinar el total de litros de blanqueador que necesitará 1.1 X 9.1 = 10 litros). Un pie de profundidad de agua = 0.305 metros.
  4. Añada esta cantidad de desinfectante en total a unos 10 galones (38 litros) de agua. Rocíe la mezcla por la pared interior del pozo. Asegúrese de que la solución desinfectante haga contacto con todas las partes del pozo.
  5. Selle la parte superior del pozo.
  6. Abra todos los grifos y bombee agua hasta que note un fuerte olor a cloro (blanqueador) en cada grifo. Luego deje de bombear y deje la solución en el pozo durante 24 horas o, como mínimo, durante la noche.

Al día siguiente, haga funcionar la bomba abriendo todos los grifos, dejándolos así hasta que desaparezca el olor a cloro. Baje la corriente de agua de los grifos o instalaciones que descargan a los sistemas sépticos para evitar la sobrecarga del sistema de desecho.

Tabla 1. Blanqueador para pozos barrenados o excavados
Sistema inglésSistema métrico
Diámetro del pozo (en pies)Cantidad de blanqueador de cloro de lavar ropa al 5.25 % por pie de aguaCantidad de cloro granulado al 70 % por pie de aguaDiámetro del pozo (en metros)Cantidad de blanqueador de cloro de lavar ropa al 5.25 % por 0.305 metros de aguaCantidad de cloro granulado al 70 % por 0.305 metros de agua
31½ tazas1 onza0.90.35 litro28.3 gramos
43 tazas2 onzas1.20.7 litro56.6 gramos
54½ tazas3 onzas1.51.1 litros85 gramos
66 tazas4 onzas1.81.4 litros113.2 gramos
79 tazas6 onzas2.12.1 litros170 gramos
812 tazas8 onzas2.42.8 litros226 gramos
1018 tazas12 onzas3.04.3 litros340 gramos

Fuente: Departamento de Salud Pública de Illinois. Las recomendaciones podrían variar de un estado a otro.
Nota: 1 taza = 8 onzas líquidas.

Para desinfectar pozos perforados

  1. Bombee el pozo hasta que el agua salga transparente. (Nota: en zonas sin electricidad, es posible que se deba usar un generador portátil para operar la bomba). Si están disponibles, utilice los grifos exteriores para drenar el agua del pozo.
  2. Para determinar la cantidad de agua en el pozo, multiplique los galones por pie por la profundidad del pozo en pies (Tabla 2). Por ejemplo, un pozo con 6 pulgadas de diámetro contiene 1.5 galones de agua por pie. Si el pozo tiene 120 pies de profundidad, multiplique 1.5 por 120 (1.5 X 120 = 180 galones).
    Sistema métrico: En unidades métricas, para determinar la cantidad de agua en el pozo, multiplique los litros por metro por la profundidad del pozo en metros. Por ejemplo, un pozo de 15.2 centímetros de diámetro contiene 18.6 litros de agua por metro. Si el pozo tiene 36.5 metros de profundidad, multiplique 18.6 litros por 36.5 metros para determinar el total de litros de agua en el pozo (18.6 X 36.5 = 679 litros).
  3. Por cada 100 galones (380 litros) de agua en el pozo, use la cantidad de cloro (líquido o granulado) que se indica en la Tabla 3. Mezcle la cantidad total de líquido o gránulos con unos 10 galones (38 litros) de agua.
  4. Eche la solución en la parte superior del pozo antes de instalar el sello.
  5. Conecte una manguera desde un grifo en el tanque de presión hasta la parte superior del entubado del pozo. Active la bomba. Rocíe el agua dentro del pozo y lave los lados del entubado durante un mínimo de 15 minutos.
  6. Abra todos los grifos en el sistema y deje que corra el agua hasta que huela a cloro. Entonces cierre todos los grifos y selle la parte superior del pozo.
  7. Deje reposar por 24 horas o, como mínimo, durante toda la noche.

Después de haber dejado reposar el agua, opere la bomba abriendo todos los grifos y deje el agua correr hasta que desaparezca el olor a cloro por completo. Baje la corriente de agua de los grifos o instalaciones que descargan a los sistemas sépticos para evitar la sobrecarga del sistema de desecho.

Tabla 2. Blanqueador para pozos perforados
Sistema inglésSistema métrico
Diámetro del pozo (en pulgadas)Galones por pie de aguaDiámetro del pozo (en centímetros)Litros por metro de agua
30.377.64.6
40.6510.28.1
51.012.712.4
61.515.218.6
82.620.332.2
104.125.450.0
126.030.574.4

 

Tabla 3. Cantidad de desinfectante que se debe usar por cada 100 galones (380 litros) de agua
Sistema inglés
Blanqueador de lavar ropa (cloro al 5.25 %)3 tazas*
Hipoclorito en gránulos (cloro al 70 %)2 onzas**
Sistema métrico
Blanqueador de lavar ropa (cloro al 5.25 %)0.7 litro
Hipoclorito en gránulos (cloro al 70 %)57 gramos***

*1 taza = 8 onzas líquidas o 0.24 litro
**1 onza = 2 cucharadas colmadas de gránulos
***28.3 gramos = 2 cucharadas colmadas de gránulos Fuente: Departamento de Salud Pública de Illinois.
Las recomendaciones podrían variar de un estado a otro.

Consulte también...

Recomendaciones de la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. sobre pozos inundados

Listo.gov es la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias

Ir Arriba